Premios 20Blogs
Relatos de una Mascota
En agosto de 1982 fueron encontrados por casualidad en Córdoba (Argentina) unos manuscritos ajados escritos en francés, los cuales en un principio fueron trivializados y olvidados, pero que luego de mucho tiempo salieron a la luz como una de las pruebas más inquietantes de posibles contactos entre humanos y extraterrestres. Los poquísimos viejos trozos de papel cubiertos con una escritura en lápiz apretada todavía siguen siendo analizados; algunos estiman que fueron originados a mediados del siglo XX. Recientemente estos relatos anónimos fueron publicados generando conmoción y discusiones que aún persisten. Estos son algunos párrafos traducidos del idioma original:

"(...) Es bastante humillante estar acá encerrado, capturado y alejado de todo. Mis sensaciones son confusas porque esta es una experiencia agridulce, a la vez triste, terrible, pero por otro lado fascinante. Aunque lo peor es que esto que me toca vivir muy posiblemente no podré contarlo nunca a nadie. Es por estas razones que comencé a escribirlo en papel, con la esperanza de que no sea detectado por mis captores y algún día llegue a otros ojos humanos."

"Me cuidan y atienden todas mis necesidades, por eso no me puedo quejar. Ayer incluso, me habrán notado deprimido después de tantos meses y me llevaron a un lugar que me imagino sería algo así como una sala de hospital. Creo que me revisaron con varias máquinas y herramientas pero nunca me tocaron ni sentí nada. Luego me dejaron en mi cuarto a donde habían llevado un muñeco (muy bien hecho por cierto) con forma de mujer. Me los quedé mirando con cara de "ustedes están locos... esto es una broma, ¿no?", pero creo que ellos vieron otra cosa y disfrutaron mi pose como si yo fuera la cosa más dulce. Finalmente resolvieron el tema sexual de modos mecánicos que no voy a narrar (...)"

"(...) Lo peor de toda esta situación es saber que muy distante a mi mayor o menor, limitada tal vez, inteligencia, la mente de ellos es muy superior seguramente en muchos aspectos pero por sobre todo tan distinta que jamás podremos conectarnos. Nunca fui demasiado sagaz ni despierto, pero creo haber pasado bien todos los extraños tests que me realizaron. Aún así nunca parecen entusiasmados, posiblemente esperan algo que sencillamente no puedo ofrecerles. Siempre están ocupados en cosas que no comprendo y jamás comparten nada conmigo. No soy más que una hormiga caminando por sus pies."

"(...) Con uno de ellos tengo cierta afinidad. Sigue estando allá arriba, no es que baja a mi nivel cuando viene a visitarme pero parece disfrutar un poco con mi compañía, incluso entiendo que hace esfuerzos por comunicarse aunque finalmente se va frustrado o aburrido, no sé... Es uno de los más altos y pálidos de los grises, y cuando hay otros a su alrededor creo que lo consultan y respetan. Con el tiempo yo también le tomé afecto y trato de acercármele y simpatizarle cuanto pueda. En verdad me gustaría que sea mi amigo, que me acompañe, proteja y comprenda. Cuando se va lo extraño, siento que me va mejor al estar él cerca, y me siento completamente seguro."

"Muy de vez en cuando (demasiado poco para mi gusto) me dejan salir, pasear un largo rato y hacer lo que quiera, incluso correr si se me antoja pero nunca muy lejos. En general es de noche aunque he podido ver algunos amaneceres y atardeceres, y suele ser en lugares extensos como praderas, campos sembrados, valles o desiertos. Siempre busco cualquier indicación para intentar saber dónde estoy: Europa, Asia, o siquiera si es el mundo que conozco. También esfuerzo mis ojos poco acostumbrados a ver lejos, para encontrar si es posible alguna señal de seres humanos, alguien, algo conocido, ver unas sombras, escuchar sonidos reconocibles. No tuve suerte (...)"

"(...) Extraño la libertad, pero esta es la vida que me tocó y ya casi no recuerdo cómo era antes, cuando yo era joven junto a mi madre. Mis manos arrugadas y el pelo encanecido me dicen que todo eso fue hace muchísimo tiempo. Tarde o temprano acabaré por aceptar mi destino y trataré de obtener lo mejor de mis días mientras pueda... Hoy el Amo vendrá luego de que acabe el almuerzo y me llevará a pasear sin dudas. No veo la hora de verlo nuevamente, la anticipación me está matando ¡me hace falta sentir el viento en la cara! (...)"

Comentar en los Foros

Comentarios