Premios 20Blogs
Noticias de Ayer
Es 1810, Napoleón consigue la anulación de su matrimonio con Josefina y se casa con María Luisa; Beethoven escribe Para Elisa; se realiza el 1er Oktoberfest de la historia (¡gracias Wikipedia!). Han sucedido muchas cosas en solo 200 años, algunas muy importantes y otras no tanto, todo durante el lapso de 3 vidas humanas promedio. Es mucho y parece tan poco tiempo. Se levantó y cayó Hitler, tal vez intentando seguir los pasos de Bonaparte en el dominio de Europa, hubo además otras innumerables guerras, países enteros se crearon y desaparecieron, choque de culturas, migraciones, invenciones, avances y retrocesos.

Aprovechando la distracción de España con Napoleón, no precisamente en chismes matrimoniales sino en el hecho de que éste se encontraba en la tarea de conquistar toda la península Ibérica, las colonias del Río de la Plata comenzaron a rebelarse para más tarde independizarse, y es lo que celebramos en este bicentenario actual. Como parte de los festejos al menos en Argentina y Chile (y seguramente se sumarán otros países) se estarán creando distintas "Cápsulas del Tiempo", conteniendo material de nuestra época, para ser abiertas dentro de 2 siglos.

Sabemos que en comparación con los miles de millones de años de existencia del universo o de nuestro propio planeta, nuestra historia de unos pocos miles de años es apenas un pestañeo, una gota en el mar, la luz de una vela contra el cielo nocturno. Desde los primeros mensajes pintados en una cueva dejados hace tan poco, buscamos siempre la forma de contar algo de lo que somos como un legado para aquellos que vendrán, sin poder siquiera imaginar cómo serán las personas del futuro.

¿Cómo nos verá la gente dentro de 200 años? es difícil saberlo, probablemente de la misma forma en la que cada uno de nosotros reflexiona sobre su propia historia. Muchas veces miro a mi "yo del pasado" con una autocrítica en demasía como si aquél tonto que se equivocó tantas veces fuera otra persona, convencido de que si volviera a estar en esa situación haría las cosas mejor. Quiero creer que es un método de aprendizaje, que las experiencias nos sirven para aprender de nuestros errores como personas individuales o como humanidad en su conjunto. También recuerdo con una sonrisa las cosas buenas, los tiempos en que era feliz siendo una persona más simple llevando una vida no tan compleja como el adulto serio de hoy. Seguramente los seres del futuro extrañarán igualmente estos días, tal vez sonriendo viéndonos como niños preocupados en juegos más sencillos.

Y todo pasa, hasta la peor y más tremenda noticia es olvidada con el paso del tiempo. Nos maravillamos cuando nos cuentan de países tan civilizados donde nunca nada sucede, donde no hay noticias, y soñamos con vivir allí para no tener que forzarnos una desconexión con la realidad cada vez que algún acontecimiento nos afecta más de lo que podemos soportar. Porque hay veces en que las cosas se mueven vertiginosamente, una noticia tapa a la otra, olvidamos para concentrarnos en algo nuevo en un ciclo inevitable: se elige frecuentemente matar al mensajero como si los medios de información fueran los responsables por las virtudes y pecados de la vida misma.

Es posible que sea una tarea más difícil visualizar y tratar de anticipar la enorme cantidad de hechos que se sucederán en las dos centurias siguientes. Cuando miramos las décadas pasadas creemos en ocasiones que no hubo muchos cambios, y las visiones de que el año 2000 encontraría un mundo con autos voladores, con energía limpia y gratis para todos que harían obsoleto al petróleo, o con la cura de muchas enfermedades, fracasaron terriblemente. Pero también, contra todos los pronósticos sobrevivimos evitando por muy poco una tercera guerra mundial, casi sin esfuerzo se creó una red de computadoras que une a todos los pueblos, llevamos en el bolsillo un dispositivo para comunicarnos con el resto de la humanidad.

La historia avanza con nosotros, cambiando tan imperceptible pero constantemente como las estaciones. Parece que nada se modifica pero todo se mueve como cuando vemos los árboles comenzando a florecer o las hojas caer una tras otra. Así también las noticias de hoy se suceden y se convierten rápidamente en noticias de ayer.
Comentar en los Foros

Comentarios