Premios 20Blogs
Serpientes en Jaula de Hierro (1)
Una cosa es tener atrapada una historia en un puño y otra muy distinta liberarla, contarla al mundo esperando generar un atractivo interés en las personas. De alguna forma es como el capítulo de Futurama donde mil años en el futuro se relata la llegada del hombre a la Luna como una odisea de hombres armados con arpones luchando contra bestias, todo muy exagerado y divertido pero mostrando cómo el tiempo puede cambiar, adornar un cuento que a veces carece de matices para hacerlo más atrapante.

En las películas es muy notable encontrar estos adornos como recursos a cada paso que saltan a la vista para conseguir atraer a los espectadores, a veces resumiendo las miles de páginas de un libro con todas sus presentaciones, planteos, conflictos y soluciones en apenas dos horas. Recuerdo cuando vi E.T. en el cine apenas entrando a la adolescencia y, extrañamente, habiendo leído previamente el libro, que estuve durante toda la proyección molestando a mi hermano diciendo "¡No puede ser, esto pasa más adelante!", creyendo que en un film era posible seguir al pie de la letra los tiempos de la novela, contando cada detalle.

Porque las películas hay que tomarlas como lo que son: satisfacción inmediata. Es dejarnos llevar durante un rato, meternos en otro mundo con sus propias reglas y luego volver a la realidad. Algunas veces en lugar de calificar una peli como buena o mala tengo una categoría aparte que las valora como "entretenidas", en general esto en la escala las acerca más a "mala" de igual forma a cuando nos describen como "simpáticos" en la escala de feo a lindo. Una película puede ser entretenida sin ser buena, habiéndonos hecho pasar unos cuántos momentos interesantes.

Esta resolución instantánea, a veces llegando a un vértigo constante, es una herramienta y muy comúnmente una necesidad del cine. Se plantea una situación, un escenario que rápidamente se cuestiona y se pone a prueba sin perder tiempo, por ejemplo Kevin Bacon logra volverse invisible en "Hollow Man" pero en lugar de describirnos un mundo donde la gente desaparece a voluntad, el invento se muere en un laboratorio con grandes explosiones; como dice IMDB.com: "Científicos descubren cómo volver invisibles a las personas, pero el sujeto de test se convierte en un asesino loco". También, como en casi todas las de superhéroes, cuando se muestra el "nacimiento" del personaje y casi inmediatamente aparece otro super pero villano, porque un héroe al parecer no puede vivir su vida en paz un segundo sin un némesis que desafíe sus poderes.

Hablando sobre villanos super poderosos, el cine de terror se pobló de "monstruos" invencibles al punto de que ya no dan miedo, mostrando muerte tras muerte innecesaria que solo provocan incomodidad y desagrado en el espectador porque ¿qué sentido tiene que intenten escapar de un asesino omnipresente, que cuando es lento igual alcanza a todas sus víctimas, o cuando tiene problemitas en la cabeza de todas formas se las arregla para ser más inteligente que cualquiera? Y como si fuera poco, la necesidad de "secuelas" nos trajo seres inmortales que no pueden ser derrotados y vuelven una y otra vez para atormentar. Quedó lejos el terror armado en base al suspenso, buenas historias y una tensa atmósfera bien creada.


Para terminar por hoy esta mirada sobre recursos del cine, la necesidad de adornos, satisfacción inmediata, villanos y monstruos tremendos, el más divertido ejemplo que no falla nunca se da en las películas de "depredadores salvajes" como las que muestran dinosaurios conviviendo con el hombre: se aprovechan de que están planteando un escenario imposible, y de que poco sabemos de cuál era el comportamiento de estas bestias, menos aún ante la presencia de una persona, pero en mi humilde opinión cualquier cazador de la naturaleza (incluyendo al tiburón) que ya se tragó a varias personas es muy improbable que se lance a perseguir a otra presa arriesgando su propia vida. Cuando el Tiranosaurio prefiere no comerse al dinosaurio de la mitad de su tamaño que tiene entre sus fauces para perseguir alocadamente a una chica como si fuera un antojo, más todavía cuando eso implica caer por acantilados y pelear por la rubia contra un gorila gigante, hay algo que no me cierra. En mi película el Rex le diría a King Kong "Bah... quedátela, ¡yo tengo hamburguesas de Triceratops de sobra!".

Serpientes transmitidas en la jaula de hierro,
Donde los siete hijos del Rey van presos,
Los ancianos y padres saldrán bajo de la fosa.
Antes de morir ven su fruto muerto y grita.

(Nostradamus. Cuarteta décima de la Centuria I. Profecía sobre la invención del cine, o por lo menos una interesante poesía que bien puede relacionarse a ese invento. Explicación en este link)
Comentar en los Foros

Comentarios